Gastos hormiga: que no se lleven tu dinero

Inicio / / Gastos hormiga: que no se lleven tu dinero
12 Septiembre, 2018 Micaela Rios Sin Comentarios
Gastos hormiga: que no se lleven tu dinero

Gran parte de los ingresos de las personas son malgastados en gastos innecesarios que no son percibidos. Esto afecta nuestra economía diaria, pero también la mensual dado que no nos damos cuenta de cuanto gastamos en “extras” hasta que no llegamos a fin de mes. Es por esto que se vuelve fundamental saber en qué […]

Gran parte de los ingresos de las personas son malgastados en gastos innecesarios que no son percibidos. Esto afecta nuestra economía diaria, pero también la mensual dado que no nos damos cuenta de cuanto gastamos en “extras” hasta que no llegamos a fin de mes.

Es por esto que se vuelve fundamental saber en qué y cuándo se gasta el dinero. El conocimiento hace que cambiemos los hábitos financieros, sabiendo en qué es mejor no derrochar.

Cuando hablamos de “gastos hormigas” nos referimos a compras o acciones que involucran una mínima cantidad de dinero (como la compra de dulces, gastos del celular, salidas a almorzar, etc.) pero que a la larga terminan consumiendo un gran porcentaje de nuestros ingresos. Pasan tan desapercibidos que sólo nos damos cuenta de todo lo que gastamos cuando nuestra billetera queda vacía.

En números, está estimado que gastamos un 40% de nuestros ingresos en artículos y servicios que no son de primera necesidad. A esto se le suman las pequeñas compras de comida, cigarrillos, bebidas y demás. Como no es notado, se vuelve una rutina por lo que sabemos que gran parte de nuestro presupuesto mensual está perdido.

Ahora, lo importante no es sólo notar dónde está la pérdida de dinero, sino también evitar estos gastos que nos llevan a una crisis de nuestras finanzas personales. La mejor solución es ahorrar. Si cada peso que gastábamos innecesariamente puede ir destinado a un objetivo que creemos lejano, pero quizás –con un cambio de hábitos- está más cerca de lo que pensábamos.

Otra idea muy buena es tener un presupuesto donde anotemos cada gasto que realicemos, sin importar la magnitud del mismo. Hay aplicaciones que pueden ayudarte a hacerlo más sencillo (o también puedes usar una hoja de Excel).

No es necesario que dejes de darte gustos, sin embargo, debes tener control sobre ellos para verificar si lo que destinas es realmente lo que te gustaría gastar.